Aunque en estricto sentido se ha denominado “Ley de financiamiento” realmente estamos frente al ejercicio más importante en materia tributaria de los últimos años. Hay que ver la justificación social que ha rodeado el debate. Hay que ver la solvencia moral de sus proponentes. Hay que analizar el impacto en la sociedad, que seguramente no alcanza a dimensionar el altísimo espíritu patrio que encarna la reforma.

Y aunque aún existe una que otra hipocresía tributaria, ya era hora de proponer los impuestos como solo un gobierno de ésta estirpe podría formular. Las cosas como son, las preferencias deben ser para quienes tienen poder y dinero, sino, ¿cuál sería el sentido de tenerlo?
Comencemos por indicar el evidente elemento distractor. IVA de tarifa general a la canasta familiar y para demostrar la generosidad del gobierno, se les “compensará” mediante transferencia a las familias de menores ingresos en algo tan complejo de realizar que desde ya se avizora otro agujero negro. Se acaba el monotributo que nunca empezó y ahora se denomina SIMPLE porque de verdad es muy simple. Solo cambia de nombre y se estratifican las tiendas de barrio, peluquerías, mercadillo de hippies entre otros. Para terminar el tema del IVA, el gobierno les regala a partir del año entrante 1% a los proveedores de bienes y servicios y otro punto del IVA a partir del año 2021 en donde la tarifa será del 17% y decimos que “les regala” porque nadie con meridiana inteligencia puede creer que van a bajar los precios de los productos porque el valor de impuesto sea menor.
En materia de renta a las personas naturales es maravilloso porque solo afecta a los trabajadores y pensionados. Se gravan las cesantías con el solo depósito en el fondo respectivo; eliminan las rentas cedulares y más numerales de rentas exentas gravando lo que exceda el salario mínimo de las que sobrevivieron. Aumentan la tarifa de renta hasta el 37% de los rangos altos y en cuanto a retención bajan las bases y aumentan las tarifas en los rangos altos.
En cuanto al impuesto al patrimonio o riqueza, es la cuarta versión en los últimos tiempos pero en esta oportunidad es mucho mejor, pues tributan patrimonios desde 3 mil millones cuando antes era desde mil y antes la tarifa era entre 2.4% y 4.8% ahora será de 0.75% y 1.5%. Pero lo mejor es que las empresas extranjeras no lo deben pagar, a menos que no sean declarantes de renta y en todo caso no tributan por las acciones, ya que solamente pagarían por los cachivaches como yates, pinturas etc.
Y siguen llegando las buenas noticias. La ley permite nuevamente una amnistía para quienes omitieron activos teniendo el deber legal de declararlos y para quienes fraudulentamente inventaron pasivos inexistentes. Solo deben pagar un 13% y les perdonan el delito; no les pueden hacer comparación patrimonial ni renta líquida gravable. ¡Toda una ganga! Obviamente incluye amnistía para bienes ocultos en el exterior que obtienen otro descuento al colombianizarlos por al menos por dos años.
Lo anterior no es suficiente. Llegan los megadescuentos tributarios a las megainversiones. El proyecto les garantiza una tarifa de renta del 27% solamente a dichas inversiones y les firma contrato de estabilidad tributaria por 20 años a cambio de una prima del 0.75% de la inversión. ¿No les dan ganas de llorar por tanta felicidad?
Pero la dicha no termina. En un orgasmo tributario, las personas jurídicas como holdings de inversionistas en Colombia tienen preferencias de rentas exentas, les deducen 100% los impuestos pagados, les descuentan los impuestos pagados en el exterior, les ofrecen IVA descontable en activos fijos, le eliminan la renta presuntiva a partir del 2021 y les bajan la tarifa al 30% en 2022. ¡Éxtasis total!
Pero hay ñapa y viene por cuenta de la DIAN, en donde pretenden declarar de libre nombramiento y remoción el cargo de director de la Dirección Seccional de Grandes Contribuyentes; la más importante en materia de ingresos de la nación. Seguramente no es suficiente la puerta giratoria del más alto nivel existente que ahora pretenden entregar un botín apetecido a cualquier fulano de calidades aleatorias. Sería un horrible precedente que debemos rechazar.
Por todo ello insistimos en que ha sido la mejor propuesta de reforma tributaria en donde nos sacan billones de pesos a los pobres con el IVA a la canasta familiar y con la renta a trabajadores y pensionados para darle tranquilidad y felicidad a los muy pocos ricos y poderosos del país que anhelan desde ya su regalo de navidad prometido por Duque en su campaña. Y es por ello que llamamos a los trabajadores a defender nuestro ingreso. Las discusiones salariales y prestacionales serían estériles si permitimos que sigan esquilmando nuestros recursos vía impuestos.
Ni hablar de la reforma pensional que se avecina, otra reforma laboral y la garantía de mermelada con la resurrección de los auxilios parlamentarios en donde solamente las mayorías del congreso dirán dónde invertir el presupuesto. Estamos en los primeros 100 días del nuevo gobierno y los nubarrones ya descargan pesadas gotas presagiando la tormenta que se avecina. Vendrá el recorte de entidades, más desempleo y ni hablar del regreso a la guerra. Lo triste es que se advirtió.
SINEDIAN siempre ha propuesto un sistema tributario justo, progresivo, equitativo. Un fortalecimiento institucional que desde hace una década se ha diagnosticado, presupuestado y formulado pero que no cuenta con la voluntad política de hacerlo realidad porque al parecer no les que la DIAN funcione, no les interesa que cumpla sus objetivos porque ello les asegura impunidad, preferencias y justifica profundizar el sistema de impuestos injusto y regresivo. Fiscalización, administración de cartera, lucha antievasión y anticontrabando en los mismos niveles desde hace 20 años. Más de 40 millones de dólares de crédito con el BID gastados en un modelo MUISCA que falló en lo fundamental. Ahora nos aprestamos a una nueva versión, esta vez más de 150 millones de USD que se endeuda Colombia para que todo siga mejor... para ellos.
Fraternalmente,

Junta Directiva
SINEDIAN BUCARAMANGA


Contáctenos

SINEDIAN - Sindicato Nacional de Empleados de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales

Dirección: Calle 36 No. 14-05 piso 5 Bucaramanga, COLOMBIA.
Correo electrónico: sinedian@gmail.com - sinediancomunicaciones@gmail.com
Teléfono: (57) (7) 652 44 31