Una vez posesionado el nuevo Director General, realizadas las presentaciones formales que se acostumbran, los trabajadores guardábamos las esperanzas que las primeras decisiones de la Alta Dirección, redundaran en beneficio de la entidad y de sus trabajadores, más cuando viniendo de un periodo de transición donde la administración anterior durante más de 6 meses hundió a la entidad en la debacle institucional.

Desafortunadamente no fue así y nuevamente se toman decisiones sólo para complacer al grupo de privilegiados de siempre, dejando a un lado el clamor de los trabajadores para mejorar sus condiciones de empleo.
La Dirección General en sus primeras decisiones puso a funcionar el recordado CARRUSEL pero ahora bien aceitado. Dentro de las prácticas clientelistas de un gobierno de turno, el carrusel adquiere especial importancia cuando en sus distintas intervenciones en escenarios públicos ha manifestado el Nuevo Director su intención de renovar la DIAN, que se dé el relevo generacional que demanda el país, sin embargo, ese discurso, confrontado con la práctica lo aleja más de la coherencia necesaria para manejar la cosa pública; no puede hablar de relevo generacional cuando anquilosa en los altos cargos a sus ex directivos y más allá, desconoce el mérito de trabajadores que, con vocación técnica y personal, podrían acceder a esos encargos, Carrusel? Claro que sí, rota y rota y no releva, el cambio de ciudad, los encargos a dedo, inmovilizan la planta y las cabezas de los procesos siguen en las mismas manos, eso no es relevo, es clientelismo puro, es la negativa al cambio que predica. Por eso el llamado seguirá siendo a la coherencia, al destierro de prácticas nefastas y excluyentes.
¿Será este el Relevo Generacional que el doctor Romero anuncia en cada escenario? o será más bien el ya conocido ACOMODAMIENTO TRADICIONAL que históricamente se da siempre que llega un nuevo Director General, ¿manteniéndose a los mismos con las mismas?
No desconocemos la facultad discrecional del señor Director General, la respetamos, pero los trabajadores de a pie también merecen respeto. Durante más de seis meses no se autorizó un solo encargo bajo el argumento de falta de presupuesto, pero ahora, cuando se necesitaba “nivelarles el salario” a algunas privilegiadas, el presupuesto aparece, ni se hace una convocatoria para esos empleos vacantes. ¿Por qué ese tratamiento especial con “las privilegiadas” y no con los demás trabajadores? No contentos con eso, entonces se procede a modificar, vaya uno a saber con que interés, los criterios de selección y desempate para convocar unos encargos en empleos Inspectores I en la Dirección de Control Interno Disciplinario. ¿Por qué encargos solo para ellos?

Si por el Nivel Central llueve por el Local no escampa, siguen atornillados a sus puestos Directores Seccionales con muchos años de mando, sin que haya la más mínima posibilidad de “Relevo Generacional”, como mucho se les cambiará de sede, pero su poder permanecerá perenne. No más hay que poner nuestro lente sobre la Directora Seccional de Impuestos de Cartagena, quien, con más de 20 de años de poder, se pavonea con la escritura de su feudo bajo el brazo, impartiendo “justicia” a través del ITRC a quien con razón se le ocurra criticar algunos de sus actos claramente abusivos; sencillamente es intocable.
Y así hay una amplia lista, como la Directora Seccional de Pereira, quien con listado en mano pretendía cobrarles las llamadas locales a los compañeros que laboran en esa seccional, solo faltó que instalara teléfonos monederos en las oficinas.
Esas son simples muestras de lo que se vive al interior de la entidad, donde se premia a unos pocos, se les garantiza el poder y quedan blindados frente a cualquier reproche que se haga respecto a su desempeño como directivos.
No obstante, todo lo anterior, desde SINEDIAN esperamos que el Director General rectifique sus últimas decisiones, se revoquen estos encargos “exclusivos”, que se convoquen los encargos a todos los trabajadores en igualdad de condiciones y oportunidades, es lo justo, lo decente y lo que siempre hemos reclamado, pero también que haya un relevo efectivo en los cuadros directivos tanto nacionales como en las Direcciones Seccionales.

JUNTA DIRECTIVA NACIONAL


Contáctenos

SINEDIAN - Sindicato Nacional de Empleados de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales

Dirección: Calle 36 No. 14-05 piso 5 Bucaramanga, COLOMBIA.
Correo electrónico: sinedian@gmail.com - sinediancomunicaciones@gmail.com
Teléfono: (57) (7) 652 44 31