Puede ser un buen título para proponer una semblanza de quien, pasó por la Entidad con más pena que gloria.

En un intento fallido porque su salida no sea tan deshonrosa, hasta la prensa hace ingentes esfuerzos por destacar su gestión, que aunque en el contexto nacional se vislumbró como “interesante”, en el muy consciente colectivo institucional deja a la comunidad aduanera, con tres legislaciones distintas para resolver la situación jurídica de una mercancía, se va dejando una estela de ausencias en materia de normatividad en los temas de comercio exterior con génesis en el despacho de la Dra. Claudia.
Sí ganaría muchas batallas, pero la guerra contra el contrabando no permite estas victorias pírricas, su ataque mediático no avanzó más allá de catapultarla en prensa de manera sistemática. El contrabando de licores y cigarrillos continúa, la industria textil afectada ante la falta de control real de la autoridad aduanera, contrabando de ganado disparado, contrabando técnico generado por la falta de seguridad jurídica, derivado también por falta de políticas claras, por falta de personal para el control, siendo un ejemplo palmario de ello, las zonas de frontera en donde la orfandad, institucional se siente desde la falta de implementos personales para el control, hasta el desdén de la POLFA por respaldar a los funcionarios de zonas primarias ante las agresiones físicas de los trashumantes de los corredores humanitarios, para la muestra los continuos ataques a los funcionarios aduaneros en las zonas de frontera de San José de Cúcuta y los recientes acontecimientos en el punto fronterizo de Paraguachon, donde siempre observaremos como constante, el abandono institucional y la desprotección de los funcionarios para ejecutar sus funciones.
Ese control y represión al contrabando en el escenario de la judicialización se desvanece ante políticas reparadas, generadas en legislaciones aduaneras vigentes y confrontadas frente a un mismo facto aduanero, que impiden a todas luces una lucha real que permita la extinción del flagelo. Esa colcha de retazos ha hecho que el fenómeno del contrabando pulule a instancias de la economía nacional y pensar que la implementación de Decreto 390 de 2016, que pretende automatizar las operaciones  e comercio exterior se convertirá en la panacea, carece de validez si en ello solo intervienen los gremios a instancia de sus intereses, pero alejados de la realidad nacional y sin la intervención de los verdaderos operadores del régimen aduanero: los funcionarios de base de la DIAN.
La Doctora Claudia, se despide de la dirección de aduanas para asumir algún cargo en fiscalización aduanera, desde donde podrá reinventarse, ya no como la experta técnica en el tema aduanero, sino con la necesidad de confrontar su teoría con la aplastante realidad que viven a diario los funcionarios de aduanas que se ven abocados al vaivén de la legislación y a la improvisación política en un tema que sume en un ostracismo a nuestro país frente al escenario mundial, debiendo recuperar la Aduana Colombiana su vocación de primer punto de ejercicio de Soberanía Nacional, tarea que se deja en manos la doctora Ingrid Magnolia Diaz Rincón, cuyos abolengos, reseñados en la página institucional, la catapultan para ser pionera en la erradicación de los vicios enquistados y con la misión de generar espacios de seguridad jurídica aduanera.
Nuestro deseo, ver una aduana fortalecida, donde se cuente con el elemento humano idóneo, para el ejercicio de sus funciones constitucionales y legales, donde no queden en el papel o como simples promesas, los planes de inversión económica y tecnológica para su fortalecimiento, que sea netamente civil, sin injerencia de cuerpos militares extraños a la génesis aduanera, que parecen rueda suelta y no responden, en muchos casos, al control de los Directores Seccionales, y despolitizada donde prime el interés Nacional frente a los mal llamados intereses “políticos” ávidos de obtener beneficios económicos. Esa es la Aduana Nacional que queremos los trabajadores, para orgullo de todos.

SINEDIAN
SUBDIRECTIVA BARRAQNUILLA
SUBDIRECTIVA BOGOTA


Contáctenos

SINEDIAN - Sindicato Nacional de Empleados de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales

Dirección: Calle 36 No. 14-05 piso 5 Bucaramanga, COLOMBIA.
Correo electrónico: sinedian@gmail.com - sinediancomunicaciones@gmail.com
Teléfono: (57) (7) 652 44 31