El pasado 26 de agosto ONCE MILLONES SEISCIENTOS UN MIL OCHOCIENTOS NOVENTA (11.601.890) colombianos votamos dentro de la consulta Anticorrupción que aprobábamos y exigíamos establecer un límite máximo de tres periodos para ejercer cargos en corporaciones de Senado, Cámara de Representantes, Concejos Municipales y Juntas Administradoras Locales.

Esto sin olvidar que al mismo primer funcionario el país, mediante acto legislativo 02 de 2015 se le impuso como límite máximo un periodo de cuatro años en el poder público, es decir mediante reforma a la constitución se prohibió la reelección presidencial. Ahora bien, los demás funcionarios ejecutivos del país como Gobernadores y Alcaldes tampoco tienen derecho a la reelección en sus cargos.
Luego, lo que debe entenderse del acto legislativo que adoptó para Colombia un equilibrio de poderes y reajuste institucional, así como lo pretendido por la pasada consulta anticorrupción no es otra cosa que evitar la corrosión del manejo de las entidades del Estado y la misma Corrupción de los funcionarios amañados en el poder.
Es claro entonces que esta práctica ocasiona daño al cumplimiento del pacto social, al tiempo que abre las puertas al mal manejo de los recursos el Estado, a la toma de decisiones subjetivas y a la mala gerencia de las instituciones del País; lo cual propicia la pobreza, la inequidad y desigualdad social.
Por eso nos llama mucho la atención la consulta que pretende poner límite al máximo ejercicio del poder, y ver que, en el caso de la Dirección Seccional de Impuestos y Aduanas de Barrancabermeja, se encuentran funcionarios que ostentan la calidad de Jefes de División por más de 8 y 10 años en esos cargos.
Esto lo que puede hacer ver, a la ciudadanía en general, es una institución con poderes amañados, motivadora de la desigualdad y nugatoria en las oportunidades de ascenso y motivación de sus mismos funcionarios; es más, deja en el país la sensación del poder que pueden tener unos cuantos, atornillados e inamovibles en los puestos de orden público al cual el ciudadano del común jamás tendrá acceso.
Ni que decir de los mismos funcionarios de la entidad que cada día se esfuerzan, se preparan y esperan la oportunidad para entregar al país su trabajo y dedicación en uno de esos cargos. ¡Sí señores! En Barrancabermeja los Jefes de División llevan atornillados más de 8, 10 y hasta más años en esos cargos, se sienten con poder absoluto de sus puestos, piensan y hacen creerle a la ciudadanía que son ellos los únicos que pueden suplir esas necesidades, y por tal sienten y nos hacen sentir que son irremplazables. Esto con el agravante de la falta de innovación gerencial, falta de propuestas, de ideas frescas y nuevas que motiven y alienten el recaudo, así como alienten la cultura de la tributación.
Claro, los culpables no son los jefes, somos todos quienes hemos permitido esta situación, el mismo Gobierno, sus políticas, y la misma entidad que ha permitido que en Barrancabermeja y en otras seccionales del país se mantengan inmóviles estos cargos de libre nombramiento y remoción, so pretexto del cumplimiento de un mínimo de metas logradas y no bajo la observancia de un sobresaliente desempeño ellos y de la misma Institución.
¡Basta ya! En la Dirección Seccional de Barrancabermeja se encuentran funcionarios con gran talento y virtudes que los hacen idóneos para cumplir esos perfiles y ocupar dichos cargos de jefatura en cualquiera de las divisiones de la seccional de impuestos y aduanas. Funcionarios que llevan incluso más de 20 años esperando que se les brinde esa oportunidad, que lastimosamente nunca se les ha siquiera nombrado, están a la espera de la jubilación, retiro o renuncia de algunos de los jefes que se hicieron dueños de por vida de esos cargos.
No más corrupción exige el país, no más de estos actos que deslegitiman la institucionalidad y la gran labor de las entidades del Estado, no más cargos de jefaturas en la DIAN que incluso han sobrevivido a tres presidentes de la república, y que no vislumbran un ánimo de renovación, oportunidad y mejora de la calidad del servicio de le entidad que es columna vertebral de la Nación.
Por eso, el Comité SINEDIAN Barrancabermeja viene exigiendo ya desde repetidas ocasiones los cambios de jefaturas de división a los diferentes Directores Seccionales que han pasado por esta administración, pero que ninguno ha asumido con talante y responsabilidad. Por eso exigimos al actual Director Seccional de Impuestos de Barrancabermeja que asuma esta responsabilidad en pro del beneficio de la comunidad y de los funcionarios de la DIAN, entendiendo que la misión sindical no solo exige sino  reclama de él oportunas soluciones, so pena del rechazo social y de los respectivos reclamos ante la dirección General de la Dian para que sean tomadas cartas en el asunto y a partir de este tipo de acciones se aliente la generación de valores de la cultura de la tributación como primer elemento al cumplimiento del pacto social.

COMITÉ SINEDIAN BARRANCABERMEJA


Contáctenos

SINEDIAN - Sindicato Nacional de Empleados de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales

Dirección: Calle 36 No. 14-05 piso 5 Bucaramanga, COLOMBIA.
Correo electrónico: sinedian@gmail.com - sinediancomunicaciones@gmail.com
Teléfono: (57) (7) 652 44 31