10 de Septiembre de 2018

Atendiendo llamado de los funcionarios de la Dirección Seccional de Impuestos y Aduanas de Sogamoso, delegados de la Junta Directiva Nacional nos desplazamos hacia la tierra del sol y del acero buscando verificar hechos dejados en conocimiento y que tienen que ver con el clima laboral de la Seccional, enrarecido por las malas prácticas que en materia de administración de personal desata el Director de turno.

No es ajena esa Seccional a la crisis institucional que demanda la ampliación de la planta, la carga laboral desmesurada ha llevado a la crisis de salud de muchos de los nuestros, anudado ello a la falta de respeto de jefes de división y de grupo que, previo a conocer permisos diligenciables por el aplicativo Kactus, requieren al funcionario para que justifique hasta la necesidad más íntima del funcionario para acceder al permiso. Dispusieron que ausencias hasta de cinco minutos deban tramitarse por la herramienta, desnaturalizándola al convertirla en la más agresiva de las persecuciones laborales a los trabajadores, al dejar al arbitrio del superior inmediato la valoración de la justa causa argumentada por el trabajador.
Es tal la perversión en el manejo de la cosa pública, que desde el despacho de la seccional se lanza una soterrada campaña, dirigida a generar confrontación interna de los trabajadores, buscando polarizar los intereses comunes, siendo obvio el señalamiento de nuestros líderes sindicales como generadores de la insensatez institucional, cuando ésta tiene su génesis en la desafortunada interpretación de la ley por parte del Seccional, que inequívocamente persigue a los trabajadores de base y cubriendo con su manto alcahueta a algunos Jefes de División y Grupo que no hay quien los ronde, por resultar más afectos al Despacho.
El menoscabo a la tranquilidad de los trabajadores de la Seccional de Impuestos y Aduanas de Sogamoso tiene como punto de partida, la falta de políticas de administración de personal desde el despacho y que se han desplazado para que sean sumidas por jefes inmediatos, por vía de ejemplo, la Jefe de Recaudo y Cobranzas, que en un evidente ejercicio arbitrario de su sentir, no de su razón, en forma abusiva se inmiscuye en la vida privada de los funcionarios que tramitan un permiso y se abroga el derecho de valorar y tramitar o no los permisos solicitados.
Liado a lo anterior, sabemos que no habrá compás de espera para que, una vez difundido este mensaje de censura a la dirección seccional, se continúe con más fuerza una tarea de desprestigio a nuestra organización sindical y una persecución a los trabajadores que mantienen su frente en alto rechazando las arbitrariedades en la seccional. Pero aun así, SINEDIAN no cesara en su empeño por dignificar la condición laboral y personal de los trabajadores de la DIAN, el respeto a la privacidad que refiere la Carta Política en su artículo 15, censurando que desde el despacho del Director Seccional se monitoreen los movimientos de los funcionarios, abrogándose el Dr. Marentes, las tareas de vigilancia ajenas a su resorte, apoyado en los videos,  de las cámaras de la empresa de vigilancia, que sigue juiciosamente con la ayuda de funcionarios de su despacho y guardas de seguridad quienes tienen que acatar también sus órdenes, reportando los hallazgos, para citar al funcionario para llamarle la atención por la no marcación ni el diligenciamiento de la salida por el Kactus, y así perseguir a la clase trabajadora.
SINEDIAN evidenció que Sogamoso no pasaría la prueba de un positivo clima laboral, jefes proclives al despacho del director, manejando a su albedrio los permisos de los trabajadores, jefes sensatos, pocos, que en el marco del respeto por su igual, trabajador de la DIAN, buscan con afán como recrear de manera positiva ese ambiente laboral desfavorable, imponen una dinámica anárquica que no encuentra buen puerto en el despacho de la Seccional, al advertirse un claro desequilibrio que fundamenta la toma de decisiones en el patraña y el acomodo fácil de los jefes y así lograr perpetuarse en las jefaturas, sembradas allí por décadas.
Llamó mucho la atención la falta de oído del Director Seccional para asignar una oficina a nuestra Organización Sindical, habiendo espacios claros para este efecto, incumpliendo de plano los acuerdos sindicales que lo conminan a la asignación que se reclama, razón por demás para insistir en que debe asignarse el espacio conveniente para que los trabajadores asociados bajo nuestra impronta, cuenten con un escenario apto para el desarrollo de sus actividades sindicales amparadas en la Constitución y la Ley.
Y si incumple acuerdos negociados, que puede esperar la clase trabajadora de estos líderes que se eternizan en el poder? Eso evidencia la necesidad de un relevo generacional que le permita a la DIAN salir de un letargo que por décadas la mantiene en un oscurantismo y en un letargo que no la hacen competente para asumir las expectativas que tiene el país. Directores, jefes de División o de grupo, apoltronados y aferrados a prácticas medievales, negando la posibilidad de una entidad prospera.
Sogamoso, la tierra del sol, un tanto opaco por el ostracismo de sus dirigentes, se enarbola con el acero de que están hechos los trabajadores de la DIAN, para trascender en la historia como verdaderos soldados sin coraza que ganarán la victoria y que, con varonil aliento, que de escudo sirvió, ganaremos las batallas que haya que librar en esta tierra cuna de la libertad.

JUNTA DIRECTIVA NACIONAL


Contáctenos

SINEDIAN - Sindicato Nacional de Empleados de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales

Dirección: Calle 36 No. 14-05 piso 5 Bucaramanga, COLOMBIA.
Correo electrónico: sinedian@gmail.com - sinediancomunicaciones@gmail.com
Teléfono: (57) (7) 652 44 31